50 aniversario luctuoso Ramón Gómez de la Serna para recordar sus Greguerías

“Desde 1910”, escribió Gómez de la Serna, “me dedico a la Greguería, que nació aquel día de escepticismo y cansancio en que cogí todos los ingredientes de mi laboratorio, frasco por frasco y los mezclé, surgiendo de su precipitado, depuración y disolución racional, la Greguería.

El teléfono es el despertador de los despiertos.

El despertador marca un tiempo barato de hojalata: el tiempo vacío del sueño.

Los peces pasan en fila de turistas.

Hay unas puertas que rechinan como si les hubieran pisado el rabo.

Daba besos de segunda boca.

La tortuga vive tanto porque es un reloj atrasado.

Lo que más le gusta al viento es jugar con la arena del desierto, como a los niños con la de la playa.

Cancán: nube de enaguas y reclamo de medias.

Lo mejor del sueño son las volteretas de pez que damos en su pecera.

La memoria no se muere en nosotros gracias a las cosas que no nos devuelve y de las que se alimenta contando con nuestro olvido.

Al sentarnos al borde de la cama, somos presidiarios reflexionando en su condena.

La duda es: el agua al hervir, ¿ríe o llora?

Cuando entrecomillamos algo, tenemos escritura de árabes.

El que pide un vaso de agua en las visitas es un conferenciante fracasado.

¿Al morir encontraremos nuestro cráneo de niños?

El invierno es un mar que vuelve a llegar.

Si mientras funciona el alma no picase el cuerpo, la cosa iría bien.

Lloran los gatos en la noche porque hubieran querido nacer niños en vez de gatos.

Nuestra verdadera y única propiedad son los huesos.

Abrir un paraguas es como disparar contra el viento.

La almohada siempre es una convaleciente.

Lo malo de La Bruyère es que tiene nombre de queso.

Hay visitas que dejan envenenados los ceniceros.

El cisne mete la cabeza debajo del agua para ver si hay ladrones debajo de la cama.

“Sólo el hombre posee la idea de la muerte”. ¡Pero el aullido malagorero del perro quiere decir que la ha visto antes que el hombre!

El coliseo en ruina es como una taza rota del desayuno de los siglos.

En el fondo de la taza queda sangre de sobremesa.

Esos niños que llaman tanto a su mamá es que temen que se vaya con otro niño.

La tortícolis del ahorcado es incurable.

Los gatos se comen el ratón del tiempo.

En el río pasan ahogados todos los espejos del pasado.

En el cocodrilo se reúne el deseo de tragarnos que tiene el agua y la tierra.

Hay tanta gente alrededor de la jaula de los monos que parece que dan conferencias.

El libro es un pájaro con más de cien alas para volar.

Los niños lloran bastante por todo lo que después se aguantarán el llanto.

A Víctor Hugo su esposa lo llamaba Víctor; su amante: Hugo.

La escoba nueva no quiere barrer.

Se pintaba los labios para poder encontrarse en los espejos.

La mujer tiene prisa de abrir la ventana de la alcoba para que salgan las pesadillas.

Los búhos están frente al sol cargando sus pilas para la noche.

El victorioso no pesa, pero el vencido es todo peso muerto.

El beso es siempre el primer beso, porque los posteriores nunca quedan impresos.

La colcha es el telón de boca de los sueños.

Ya no le quedaba nada que vender y entonces empeñó el recuerdo de un vals.

A veces, la tos tiene orgullo de tenor o de bajo.

La vida vuelve a comprar lo que vende.

El neumático es la gran rosca para que se la coma el camino.

Recuerdo: arañita que baja del techo.

Esperamos que el café que hemos pedido nos levante, pero siempre nos deja sentados.

Siempre habrá en venta tapices antiguos bastante nuevos.

La gaviota lleva sombra de nube en sus alas.

Las estatuas viven porque comen palomas.

Consolémonos: la posteridad comienza por nosotros mismos.

El solterón es como un prófugo.

Por muy deprisa que volvamos las esquinas, siempre nos seguirá el Galgo del destino.

Las venas son los riachuelos que van a dar a la mar que es el morir.

Lo bueno sería que al final se descubriese que los molinos no son molinos sino gigantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s